Vivienda unifamiliar en el pantano de San Juan

V_025_I01
V_025_I03
V_025_I04
V_025_I05
V_025_I06
Planta 0
Planta 1

Cebreros, Ávila

Vivienda unifamiliar en el pantano de San Juan

Arquitectos:
Ignacio Vicens y Hualde
José Antonio Ramos Abengózar

Arquitecto colaborador:
Fernando Gil
Desireé González
Pablo Gutiérrez
Romina Barbieri
Tíbor Martín
Patricia de Elena
Javier Margarit

Arquitecto técnico:
Ricardo Alberca

Fotografía:
Pablo Vicens

El lugar era espléndido, a pesar de que sufrió un incendio hace algunos años; pero se está regenerando muy rápidamente. Tiene unas vistas magníficas al pantano de San Juan. La casa es un prisma autónomo, cerrado al exterior, que se abre sólo a los paisajes del pantano. Es una casa de fin de semana y se nos pidió que tuviera una seguridad fácilmente controlable. De hecho es casi un bunker de hormigón, inaccesible y ciego excepto en la parte acristalada, que está lo suficientemente elevada como para no plantear problemas de seguridad. Extraordinariamente sencilla en cuanto a su apariencia exterior, tiene una planta rectangular que resuelve con naturalidad las complejidades del programa.

Como en la casa de Puerta de Hierro, el prisma flotante de la vivienda crea un espacio exterior cubierto. También aquí varios patios perforan el prisma e introducen luz en el interior y en el porche. Creemos que aportarán experiencias visuales muy interesantes, combinando las vistas de jardines cercanos y naturaleza lejana.

Aunque la casa está un poco lejos, hemos tenido suerte con el constructor. Podía haber sido un problema, porque a distancia el control no es fácil. Pero encontramos unos chicos jóvenes dispuestos a enfrentarse con el proyecto, y la verdad es que lo están haciendo muy bien. Solamente hemos tenido que hacer un cambio. Habíamos previsto un hormigón visto liso, con encofrado fenólico y despiece muy cuidado, como en Pamplona. Nos interesa mucho la vibración, el ritmo que introduce la seriación de los paneles, los latiguillos, los berenjenos… Pero al desencofrar vimos que el hormigón no tenía la calidad que pretendíamos. De manera que decidimos abujardarlo. Al final, la solución es mejor que lo previsto al principio, y aunque se ha perdido el despiece, la casa tiene una presencia rocosa, pétrea, muy interesante.

Ver información